3- EUROPEAN AMBER LAGER

Por BJCP- Traduccion: Pedro Gimenez

3 A – Vienna Lager:
Aroma: a malta oscura alemana (vienna o munich). Ligero a tostado puede estar presente, similar pero menos intenso que el de la oktoberfest.

cerv_roja3_150.png

Aspecto: rojizo ambarino a pardo claro. Claridad brillante y sólida espuma persistente.

Sabor: suave y complejo, con presencia del lúpulo para proporcionar un balance en el “finish”. Algún carácter tostado por el uso de malta vienna.

Sensación en boca: cuerpo medio a liviano, con suave cremosidad. Carbonatación media.

Impresión general: caracterizada por suave sabor a malta, que otorga sequedad en el finish evitando la persistencia de sabor dulce.

Historia-comentarios: la original amber lager desarrollada por Antón Dreher poco después de la aislamiento de la cepa lager. Cercana a la extinción en las zonas de origen. Este estilo le debe mucho de su carácter al método de malteo (malta vienna). En general más liviana
que la Oktoberfest, está decididamente balanceada hacia la malta.

Ingredientes: la malta vienna proporciona tostado suave y complejo, perfil rico en melanoidina. Así como en la Oktoberfest, se deben utilizar maltas de buena calidad, así como lúpulos continentales. Agua moderadamente dura.

Estadísticas vitales: IBU: 18-30; SRM 8-12; DO: 1046-1052; DF 1010-1014;

Alcohol: 4.6-5.5%

Ejemplo comercial: Negra Modelo.

3B- Oktoberfest- Marzen:
Aroma: a malta alemana (munich o Vienna). Ligero a malta tostada puede estar presente. Sin aroma a lúpulo, a diacetil ó frutado.

Aspecto: dorado oscuro a ámbar rojizo. Claridad brillante, con espuma sólida.

Sabor: distintivo y complejo a malta con un tono tostado. Amargor moderado, y a lúpulo bajo a ninguno. El balance es hacia la malta, aunque el “finish” no debe ser dulce.

Sensación en boca: cuerpo medio, con textura cremosa y media carbonatación.

Impresión general: suave, con un profundo carácter a malta. Este es uno de los clásicos ejemplos de estilos “maltosos” descriptos como suave, complejo, pero nunca empalagoso.

Historia: se acredita su origen a Gabriel Sedlmeyer, basado en una adaptación del estilo Vienna, desarrollado por Antón Dreher alrededor de 1840. Típicamente cocinada en primavera, marcando el final de la tradicional estación y almacenada en cuevas frías o sótanos durante los meses cálidos de verano. Servida en otoño en las tradicionales celebraciones.

Comentario: las versiones alemanas domésticas tienden a ser doradas, como una helles fuerte. Las de exportación son ámbar-anaranjado, con un distintivo carácter a malta tostada.

Ingredientes: malta vienna alemana, (algo más liviana que la Munich) debe ser el componente principal (si no el único) de los granos usados, con algo de malta Munich
y posiblemente alguna malta caramelo. Todas las maltas deben ser dos hileras.
Lúpulos continentales. Agua alcalina (más de 300 ppm) con un significante contenido en carbonatos es lo adecuado. Técnica de decocción ayuda a desarrollar un rico perfil a malta.

Estadisticas vitales: IBU: 20-30; SRM: 7-14; DO: 1050-1064: DF: 1012-1016.

Alcohol: 4.8-5.6%.

Ejemplos comerciales: Paulaner Oktoberfest.

1