Los Glicoles empleados en Refrigeración (Primera Parte)

Por Abel Feito

Introducción
Los Glicoles son empleados en la industria cervecera, en sistemas de refrigeración indirectos para mantener la temperatura constante en:

I) el proceso de fermentación del mosto en la elaboración de cerveza;
II) el almacenamiento de cerveza a granel;
III) en algunos casos especiales en el transporte a granel de cerveza.

Este trabajo se divide en dos partes:
En la primera parte se describen las características de los Glicoles, y se presentan casos de intoxicación por distintos contaminantes químicos (incluidos los glicoles), no se tratan aquí casos de intoxicación biológica (botulismo, salmonelosis, síndrome urémico hemolítico, etc.) porque exceden el marco de análisis del presente trabajo.

En la segunda parte se describen los Sistemas de Enfriamiento Directos e Indirectos, con especial énfasis en estos últimos.

El desarrollo de nuevas tecnologías ha mostrado a través del tiempo el riesgo a la salud que se genera cuando se diseñan equipos para la elaboración de alimentos, bebidas y fármacos, sin el debido análisis de riesgos generados por problemas operativos o constructivos, o el incumplimiento de las reglas del buen arte de la ingeniería o el seguimiento de las buenas prácticas de manufactura.
Por ello este trabajo tiene por objeto concientizar sobre el riesgo de intoxicación química con Glicoles y clarificar algunos aspectos relacionados con el uso de Glicoles empleados en sistemas de refrigeración indirectos o secundarios.

Primera Parte
Origen de los Glicoles
El glicol fue descubierto en el año 1856 por el químico francés Charles Adolph Wurtz (1817- 1884), hidrolizando el cloruro de etileno. De esta manera cubrió el vacío existente entre los alcoholes monovalentes y los trivalentes representados por la glicerina.
Deseando indicar que los alcoholes bivalentes formaban una clase intermediaria entre aquellos otros, propuso llamarlos glicoles uniendo las partículas glic- y oles, de los nombres respectivos: glic-(erina) y (alcoh)-oles. [1]
Que son los Glicoles
La función alcohol puede encontrarse repetida en un compuesto orgánico, dos, tres, cuatro o n veces, generando los dioles, trioles, tetroles o en general polioles.
En estos compuestos químicos los oxhidrilos ( OH—) alcohólicos no se encuentran acumulados sobre el mismo átomo de carbono, como ocurre en los hidratos de aldehidos, de cetonas, o de ácidos, sino distribuidos en la molécula a razón de uno por cada átomo de carbono.
De tal manera el metano (con un átomo de carbono) no será capaz de dar verdaderos glicoles; el etano (con dos átomos de carbono) sólo podrá originar un diol, el propano (con tres átomos de carbono) dos dioles y un triol, y así sucesivamente. [2]
Diferentes tipos de Glicoles (clasificación)
Los compuestos que poseen dos funciones alcohólicas en la misma molécula, corresponden formalmente a los hidróxidos de un metal bivalente, y por eso se llaman alcoholes bivalentes o glicoles; los trioles, alcoholes trivalentes o glicerinas; los tetroles, alcoholes tetravalentes o eritritas. [2]


CH3 CH2OH CH2OH
| | |
CH2OH CHOH CH2 CHOH
| | | |
CH2OH CH2OH CH2OH CH2OH
| | | |
(C2H6O2) (C3H8O2) (C3H8O2) (C3H8O3)
1,2-etanodiol
(Etilen–glicol)
1,2-propanodiol
(a-propilenglicol)
1,3-propanodiol
( ß-propilenglicol )
1,2,3-propanotriol
(Glicerina)
(Propilen-glicoles)

Dietilenglicol: (C4H10O3 ), (Caso especial)
El óxido de etileno y el glicol se combinan a 100 ºC dando compuestos vinculados con los éteres-óxidos del glicol, que son los dietilen-, trietilen-, o polietilen-glicoles.
El dietilenglicol se puede considerar como un éter interno de dos moléculas de glicol.
Por lo que además de contar con los grupos hidroxilos ( OH—) de los alcoholes (y de los glicoles), posee un grupo oxo (— O —) de los éteres: R1— O —R2. Donde R1 y R2 representan las cadenas de carbono hidrógeno (CH ) del éter. [2]

CH2OH
|
CH2
|
O
|
CH2
|
CH2OH

(C4H10O3 )
Nomenclatura e isómeros
Durante un tiempo los glicoles se designaron como derivados del radical bivalente respectivo: etileno-glicol, propileno-glicol, butileno-glicol, etc., pero bien pronto este sistema se volvió insuficiente e impreciso.
La designación individual de los glicoles se hace tomando como base el nombre del hidrocarburo fundamental que los constituyen y cambiando su desinencia por el sufijo: -diol.
El lugar ocupado por los oxhidrilos (OH—), es señalado con números, y las posiciones relativas de los oxhidrilos con letras.
La cantidad de isómeros de los glicoles teóricamente posibles, aumenta rápidamente con la longitud de la cadena carbonada, y sus complicaciones. Así, en tanto existe un etanodiol (C2H6O2), y dos propanodioles C3H8O2, hay 6 glicoles de fórmula C4H10O2, 13 de C5H12O2, etc. [2].

Métodos de obtención
Etilenglicol:
Originalmente se lo preparó mediante la conversión de bromuro de etileno a acetato de etileno por acción del acetato de plata, y posterior hidrólisis del acetato de etileno en una solución diluida de hidróxido de potasio.
El etilenglicol puede prepararse también por hidrólisis de la etilenclorhidrina que, como el cloruro de etileno, se prepara a partir del etileno.
Un método industrial de desarrollo más reciente utiliza la oxidación directa del etileno a óxido de etileno y luego la hidrólisis del óxido de etileno con ácido sulfúrico diluido a 60 ºC para dar el etilenglicol. [1], [4].
Propilenglicol:
El propilenglicol es el homólogo inmediato superior del etilenglicol y se puede preparar a partir del propileno por los mismos métodos que se han utilizado para la obtención del etilenglicol a partir del etileno. [1]
Propanotriol (Glicerina)
A partir de la fermentación alcohólica normal del azúcar se pueden formar pequeñas cantidades de Glicerina. Pero debido al bajo rendimiento de este proceso no es económicamente práctico para su desarrollo en condiciones normales.
También se la obtiene como un subproducto la fabricación del jabón.
La síntesis de glicerina a partir del propileno se ha desarrollado en escala industrial. Este proceso da un excelente rendimiento y posibilita la producción de glicerina a bajo costo partiendo de productos del petróleo. [1]
Dietilenglicol:
Como se dijo anteriormente el dietilenglicol se puede considerar como un éter interno de dos moléculas de glicol. Se lo prepara mediante la reacción del etilenglicol con óxido de etileno. [1], [2].

Propiedades
La presencia de dos grupos hidroxilos u oxhidrilos ( OH—) facilita la formación de puentes de hidrógeno entre las moléculas, aún en mayor grado que en los alcoholes monohidroxilados; por consiguiente no es sorprendente que el glicol sea un líquido viscoso de elevado punto de ebullición.
Los glicoles son líquidos incoloros, viscosos, casi no presentan olor, y son de sabor dulce.
Los glicoles poseen propiedades higiroscópicas (retienen agua) al igual que los alcoholes.
Los glicoles son solubles en agua, en alcoholes, pero debido a la presencia de dos grupos oxhidrilos (OH—), se disuelven escasamente en éter; en cambio al aumentar su masa molecular se tornan más solubles en él. [1], [2], [3].

Tabla 1. Propiedades de los Glicoles. [1], [2], [6], [7].


Compuesto Masa Molecular Densidad (g/cm3 ) Punto de Fusión Punto de Ebullición Punto de Inflamación
Etilenglicol 62,07 1,15 - 13 ºC 197,2 ºC 111 ºC
Propilenglicoles:
1,2-propanodiol 76,09 1,04 - 59 ºC 188,2 ºC 99 ºC
1,3-propanodiol 76,09 1,05 ———— 214 ºC
Propanotriol (Glicerina) 92,09 1,26 18-20 ºC 290 ºC 160 ºC
Dietilenglicol: 106,12 1,12 - 6,5_- 10,5ºC 245 ºC 124 ºC

Usos
Etilenglicol:
El etilenglicol constituye un compuesto químico de aplicación comercial desde 1920 y es ampliamente usado como “anticongelante” para radiadores de automóviles porque hace descender el punto de congelación del agua. También se lo emplea como líquido de frenos y como fluido de intercambio en los intercambiadores de calor. Muchos de sus éteres y ésteres tienen utilidad como solventes. [1].
Se lo usa además en la preparación de fluidos para transmisiones hidráulicas, en la fabricación de condensadores electrolíticos, como agente humectante y plastificante (tintas de imprenta, textiles, cuero), como agente de deshidratación (para secado de gases), en la fabricación de dinamita y como agente de síntesis (industria de las materias plásticas). [5].
Sin embargo, no ha de usarse el etilenglicol en alimentos ni en cosméticos por ser relativamente tóxico. [4].
El etilenglicol ha sido empleado ilegalmente para endulzar vinos, [3] lo cual constituye una práctica realmente peligrosa para los consumidores.
El uso de etilenglicol en preparaciones médicas está prohibido por la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU (FDA, Food and Drug Administratión). [3].

Propilenglicol:
El propilenglicol tiene propiedades similares a las del etilenglicol, pero a diferencia de éste, no es tóxico y puede emplearse en productos alimenticios y cosméticos. [4].
Se usa como refrigerante en sistemas de refrigeración en plantas de productos lácteos y de empaque de alimentos, en que la toxicidad es un factor importante. [4].
Es un producto de grado USP (Farmacopea de los Estados Unidos). [4].
El propilenglicol es usado como solvente en la extracción de drogas y en la preparación de soluciones de alcaloides, aceites volátiles, esteroides, y es un vehículo útil para barbitúricos, antihistaminas, algunas vitaminas, paracetamol, y otras sustancias las cuales no son suficientemente solubles en agua o son inestables en solucione acuosas.
También se lo emplea para fabricar poliésteres, se usa para evitar que se seque el celofán y se vuelva frágil.
Se han usado en hospitales y escuelas aerosoles de propilenglicol, para reducir la incidencia de infecciones que son trasmitidas por el aire. Evidentemente, las gotitas absorben humedad del aire y se condensan sobre las bacterias, que así son arrastradas al piso. [3].

Propanotriol (Glicerina)
Se usa en farmacia y en cosmética.
En la industria se aplica en la preparación de nitroglicerina, tintas, cremas para el calzado, y en prensas y frenos hidráulicos. [3], [4].

Dietilenglicol
Se emplea en la industria en las formulaciones de los anticongelantes de circuitos de refrigeración de motores, como líquido de frenos, como agente desmoldeante, en la fabricación de tintas y como agente suavizante de textiles. Se emplea además en la elaboración de adhesivos, lacas, papel, material de embalaje y recubrimientos. En la industria química se emplea como intermediario de síntesis en la fabricación de explosivos a base de dietilenglicol-dinitrato y en la fabricación de sus éteres y ésteres. [3], [4].

Efectos tóxicos
Etilenglicol:
Los efectos tóxicos resultantes de la ingestión de etilenglicol y sus derivados resultan de sus metabolitos principales: aldheídos, glicolato, lactato, y oxalato.

El etilenglicol deprime el sistema nervioso central (SNC) y tiene una severa acción tóxica en los riñones. Es dos veces más tóxico que el propilenglicol y un número de casos de envenenamiento causado por la ingesta de líquido anticongelante han sido registrados.
Los síntomas, los cuales no aparecen por algunas horas, incluyen vómitos, somnolencia, postración, acidosis, convulsiones, estupor, y coma; pueden presentarse también nefritis aguda y uremia. [3].
La mayor parte de las intoxicaciones conocidas son consecuencia de la ingestión accidental de etilenglicol. También se han atribuido en algunos casos a la inhalación de vapores (particularmente cuando se utiliza el producto en caliente).
Intoxicaciones agudas: se caracterizan, después de un intervalo tranquilo que puede ser hasta de 12 horas, por la aparición de síntomas cerebrales con convulsiones, trastornos respiratorios y signos renales. La evolución es particularmente grave.
Intoxicaciones crónicas: los vapores de etilenglicol pueden actuar sobre el sistema nervioso, con pérdida de consciencia pasajera, inapetencia y somnolencia. En ciertos casos se han observado anomalías hematológicas, así como rinitis y conjuntivitis.
Metabolismo: el etilenglicol es absorbido muy rápidamente en el trayecto digestivo y se transforma en el organismo en ácido oxálico, tóxico para el riñón. Esta transformación explica la evolución de la intoxicación aguda en varias fases. [5].

Propilenglicol:
Probablemente debido a su rápida descomposición y excreción el propilenglicol comparado con otros glicoles , es relativamente no tóxico. Este produce algo de irritación local en la aplicación sobre membranas mucosas.
El propilenglicol puede causar algo de irritación local de la piel. Reacciones de hipersensibilidad han sido reportadas. Acidosis láctica y depresión del sistema nervioso central han ocurrido, particularmente en pacientes con problemas renales.
El propilenglicol es ampliamente usado en la industria farmacéutica como solvente y especialmente como vehículo de drogas inestables o insolubles en agua. Este puede ser entregado también como agente estabilizante en la preparación de vitaminas. El propilenglicol
es también usado de densamente en alimentos y cosméticos, por su tolerancia. [3].

Propanotriol (Glicerina)
La ingestión de este producto genera calambres abdominales, dolor abdominal, diarrea, vértigo, somnolencia, dolor de cabeza, y nauseas.

Dietilenglicol
Los efectos adversos son similares a los del etilenglicol. [3].

Riesgo de Incendio
Los glicoles son líquidos poco inflamables, como puede verse en la tabla 1, donde se observa que el punto de inflamación más bajo corresponde al propilenglicol que es de 99 ºC, el cual están muy por debajo del punto de inflamación del alcohol etílico anhidro (es decir sin agua ) que es de 13 ºC.
Los agentes de extinción recomendado son el anhídrido carbónico y los polvos químicos. [6], [7].

Manipulación y almacenamiento de Glicoles
Evitar el contacto de la piel con los glicoles como así también inhalar sus vapores.
En el almacenamiento de los glicoles evitar el contacto con bases fuertes, ácidos y agentes oxidantes fuertes, ya que los glicoles reaccionan con estos compuestos químicos de manera violenta causando riesgo de incendio y explosión, incluso el propilenglicol y la glicerina. [5].

Casos de intoxicación relacionadas con el proceso de elaboración de alimentos
Las enfermedades de trasmisión alimentaría, especialmente las que ponen en peligro la vida, han ocurrido en el pasado debido a distintas causas, en ocasiones por imprudencia del elaborador al adulterar el producto por el uso de sustancias químicas tóxicas que buscan abaratar el costo del mismo y en otras por fallas del proceso de producción.

Aceite de Colza adulterado
En relación a los casos de adulteración de productos alimenticios puede citarse el caso
ocurrido por una intoxicación masiva en España iniciada en mayo de 1981, debida a la ingesta de aceite de colza contaminado. Básicamente, el producto no era otra cosa que aceite de colza, exportado de Francia para usos industriales. Con ese fin se lo desnaturalizaba añadiendo anilina al 2%. En España fue objeto más tarde de una elaboración que aún es desconocida, pero que comprendía diversas adiciones y mezclas. Luego se lo vendió como aceite de cocina barato, distribuido en envases de plástico de 5 litros por medio de vendedores ambulantes o en mercados o ferias semanales. Un dato particularmente significativo es que una de las empresas francesas había alquilado camiones cisterna a 2 transportistas de su mismo país para enviar el aceite a España, y los camiones utilizados transportaban de ordinario productos químicos industriales, lo cual pudo ser la fuente de contaminación principal. En el curso de unos meses se registraron unos 20.000 afectados. Se establecieron 438 muertes en la fase aguda de la enfermedad desarrollada, la cantidad de muertos total se estimó que supera los 800, más de 20.000 personas sufrieron problemas de salud por este motivo. Esta ha sido considerada la intoxicación masiva por alimentos mas importante en el mundo. [8].

Vino adulterado
Muy conocidas también son las intoxicaciones debidas a alcohol metílico, empleado para adulterar bebidas alcohólicas. Este alcohol fue empleado en esos casos debido a su bajo costo. En este caso el alcohol metílico, que es de uso industrial, también es desnaturalizado empleando anilinas como colorantes, para evitar su uso accidental en la industria vitivinicola. En nuestro país, ocurrió una intoxicación con vino adulterado con alcohol metílico, de marcas: Mansero y Soy Cuyano, de la bodega “Nietos de Gonzalo Torraga”, de Caucete provincia de San Juan. La intoxicación con estos vinos ocurrió entre enero y febrero de 1993. Hubo 27 muertes (solo 24 se incluyeron en el juicio) y mas de 100 afectados, algunos de los cuales quedaron con serias secuelas. [9]. El enólogo de la bodega explico que la adulteración se hacia agregando 250 litros de alcohol (que el creía era etanol en vez de metanol) a 20.000 litros de vino de baja graduación alcohólica. Entre 250.000 y 300.000 litros de vino salieron (fraccionados en damajuanas de 5 litros) de esa manera entre diciembre de 1992 y febrero de 1993 cuando se asocio la aparición de casos fatales con las marcas de vino citadas. [10]. Algunas de las damajuanas contenían hasta 60 veces la cantidad de metanol permitida por el Instituto Nacional de Vitivinicultura [11], y el representante legal del INV afirmo: “en las damajuanas había suficiente veneno para matar 10.000 personas12.

Aceite de arroz contaminado
En Junio de 1968 en Fukuoka Japón, un lote de aceite de arroz se contaminó con PCB ( Polychlorinated Biphenyls, Bifenilos Policlorados ), debido una fuga de fluido de intercambio en un intercambiador de calor empleado en el proceso de elaboración del aceite.
Se encontró que el aceite de arroz estaba contaminado con PCB, en una concentración que variaba de 2 a 3 gramos por kilogramo de aceite.
Las personas afectadas fueron 1788, con secuelas en su salud de por vida ( cloracné, lesiones en la piel, y neoplasmas malignos como cáncer de estómago, cáncer de hígado y de pulmón ).
Para fines de 1983, 120 de estos pacientes habían muerto.

Una década después, a pesar de este antecedente, se repitió otro accidente idéntico en Taiwán en 1979. En este caso fueron afectadas 2061 personas. [13].
Ambos casos, pudieron haberse evitado si se hubieran seguido las reglas del buen arte de la ingeniería en cuanto al diseño de los equipos y además se hubiera empleado un líquido de intercambio de calor que no fuese tóxico.

Casos específicos de intoxicación con Glicoles en la elaboración de bebidas y fármacos
Estados Unidos de Norteamérica
El primer caso registrado de intoxicación con dietilenglicol se produjo en Estados Unidos de Norteamérica en el año 1937, cuando se produjo la muerte de varios niños por falla renal luego de la ingesta de dietilenglicol empleado como solvente en productos médicos. [14].
La firma Massengil Co., lanzó entonces un jarabe pediátrico antigripal hecho con el antibiótico sulfanilamida, contaminado con dietilenglicol. En este caso fallecieron 100 personas y hubo 350 afectados. [15], [16], [17], [18].
Esta tragedia dio por resultado una nueva legislación de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, Food and Drug Administration) de los Estados Unidos de Norteamérica. [14].

En años recientes, tragedias similares fueron reportadas en Argentina, Bangladesh, India y Nigeria. [14].

Nigeria
En 1990, en Nigeria se produjo una intoxicación con dietileglicol, el cual estaba envasado en un antipirético a base de paracetamol, el cual debería haber contenido propilenglicol. En este caso 109 niños de entre seis meses y un año murieron por interrupción de la función renal. [14], [19], [20], [21].

Haiti
En julio de 1996, en Puerto Príncipe, Haití, murieron de falla renal aguda 76 niños por haber tomado un jarabe que contenía dietilenglicol. El jarabe consistía en una formulación pediátrica líquida de un antipirético (para bajar la fiebre), contaminado con dietilenglicol, un solvente industrial altamente tóxico. [14], [22].

Argentina
El martes 11 de agosto de 1992, el diario El Día de La Plata escribía el siguiente título: “Investigan en La Plata una extraña y gravísima enfermedad”.
“Una extraña y grave enfermedad cuyas causas no han sido individualizadas, y que ha originado en las últimas dos semanas por lo menos seis casos fatales, ... está siendo investigada por las autoridades sanitarias de la provincia de Buenos Aires.”
Los síntomas detectados por los médicos hablaban de un cuadro gripal inicial, en algunas oportunidades acompañados con dolores lumbares, anuria y eventuales presentaciones de parálisis ocular, facial y del habla que hasta ahora atacó a personas de ambos sexos de entre 45 y 60 años edad.
El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires formó un equipo multi e interdisciplinario constituido por unos 15 investigadores, especialistas en: epidemiología, infectología, toxicología, anatomía patológica, clínicos y de otras especialidades, quienes trabajaban día y noche para detectar las causas de esta extraña enfermedad. [23].
El día jueves 13 de agosto de 1992 el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, reconoce oficialmente haber encontrado la causa de la intoxicación masiva, debiéndose esta a la ingesta de propóleo del Laboratorio HUILEN, bajo la forma de jarabe y caramelos. Por ello se decidió la prohibición de los productos de este laboratorio y se recomendó no consumir propóleos de cualquier marca hasta que se aclarará este problema. El propóleos es una sustancia resinosa elaborada por las abejas la cual se emplea con fines medicinales.
[24], [25].
Para el día viernes 14 de agosto de 1992 se identificó la sustancia tóxica incluida en el propóleo del Laboratorio HUILEN, se trataba del DIETILENGLICOL, compuesto químico empleado como anticongelante en radiadores y como líquido de frenos de automotores. En lugar de este compuesto debía haberse usado Propilenglicol un solvente que es empleado en la industria farmacológica. [26].
Para entonces los muertos llegaban a 12, seis de los cuales fallecieron en un solo día, el jueves 13 de agosto de 1992. Dos de las partidas estaban contaminadas y cada una de ellas se componía de 4000 frascos. [27].
La investigación se extendió a las seis firmas que proveían el Propilenglicol a Laboratorio Huilen, pero no pudo identificarse cuál de ellas suministró el producto contaminado con Dietilenglicol. [28]. Ninguno de los dos compuestos químicos se elaboraban en Argentina, por lo cual eran importados de otros países.
El Ministerio de Salud y Acción Social expresó que Laboratorio Huilen no realizó los controles de calidad correspondientes a las materias primas por lo que debido a esto no detecto la presencia del compuesto tóxico Dietilenglicol. [29].
El Ministerio de Salud y Acción Social informo que el laboratorio Huilen utilizaba números de autorizaciónes falsas [19].
El Director Nacional de Regulación y Control de Medicamentos manifestó que, se verifico que laboratorio Huilen no cumplía con la ley de medicamentos N° 16.463 porque no llevaba correctamente sus registros de entrada y salida de materias primas, y tampoco disponía de un lugar físico para elaborar su línea de 30 productos con normas de seguridad para que los solventes usados no se combinaran entre sí. [27].
Fuentes judiciales manifestaron que el laboratorio sería responsable, al menos, del delito de negligencia, por no haber controlado debidamente la calidad del producto antes del su distribución. [41].
Esta tragedia mostró también el problema que trajo aparejado el desmantelamiento que fue sufriendo desde la década de 1970, el Instituto Nacional de Farmacología y Bromatología ( INFB). En 1992 este organismo ya se denominaba Instituto Nacional de Medicamentos (INAME) y tenía pocos profesionales, mal pagos y estaba mal equipado. [16].
El viernes 21 de agosto de 1992 el Ministerio de Salud y Acción Social anunciaba que por decreto se crearía en 60 días la Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), buscando asemejarse a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, Food and Drug Administration) de Estados Unidos de Norteamérica. [30].
En total se reconoció que fallecieron 25 personas, y hubo muchos afectados que sobrevivieron pero con secuelas de por vida. Se presentaron personas afectadas por esta intoxicación en Capital Federal y en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, La Pampa, Córdoba, Neuquen, Entre Ríos, Tucumán, Mendoza, Río Negro y Chaco.
Siete años después de ocurrida esta tragedia la dueña del laboratorio Huilen y el Director Técnico del mismo fueron sobreseídos en la causa y el Juez considero finalmente que la contaminación se efectuó fuera del laboratorio a causa de un sabotaje. [31].
También se contemplo la posibilidad de que hubieran ocurrido mas victimas, ya que antes de manifestarse los casos reconocidos y alertarse a la población pudieron haber sido afectadas otras personas. [30].
A tan solo 6 meses de ocurrida la intoxicación con Dietilenglicol en el propóleo de laboratorio Huilen, se producía otra grave intoxicación pero ahora con Alcohol Metílico en los vinos Mansero y Soy cuyano, la cual provoco 27 muertes. Todo esto a pesar de la tan anunciada creación de la Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), que había absorbido al Instituto Nacional de Medicamentos (INAME) y al Instituto Nacional de Alimentos (INAL). [9], [10], [11], [12], [32], [33].

 

1